sábado, 19 de agosto de 2017

09/08/2017 De Barcelona a Libjuana

Hoy el madrugón no tiene nombre: a las 3:30 de la mañana los suegros, la BM, y nuestras dos mascotas (Rufo y Orellotes) nos vamos con los ojos semicerrados hacia el coche, que ya tenemos cargado desde anoche.
Acomodarnos cuatro adultos y dos perros de 21 y 33 kg es un poco complicado, por lo que la BM se sienta detrás con Orellotes en su falda.
Son 1500 km y calculamos que sobre las 19 horas estaremos en Libjuana, donde hemos alquilado un apartamento para 8 noches.
El viaje transcurre según lo previsto: una parada aquí para ir al WC, una parada allí para estirar las piernas, otra parada para que los perros hagan sus necesidades..... El tramo francés transcurre rápido y sobre las 11:15 nos plantamos en Italia, tras pagar en diversos peajes unos 70 euro. También novemos obligados a repostar en el país vecino, que no se anda con tonterías, a la friolera de 1,49 el litro de gasoil ( y porque era selfservice, si te la servían ellos subía a 1,89!!!!).
Cuando llegamos a Italia, la cosa mejora: nos pasamos unas 8 horas en sus autopistas y pagamos “sólo” 60 euros. Y para entrar en Eslovenia, el último de los pagos: la “vignete” que nos servirá durante un mes para circular por las carreteras eslovacas (30 euros).

Con ayuda de nuestro nuevo amigo (maps.me) llegamos sin problemas a la puerta de nuestro apartamento. A las 19:30h estamos cruzando el umbral de nuestra nueva casa, estamos más cansados que otra cosa. El apartamento tiene 40m2 diáfanos, con dos camas dobles, cocina y sala de estar y una terraza sobre el río que nos encanta, aunque no tiene barandilla y eso nos preocupa un poco por los perros. Cenamos la tortilla que nos ha preparado la suegra, ducha y sin pensarlo dos veces nos dejamos caer en las camas para entrar en coma profundo.

lunes, 7 de agosto de 2017

05 y 06/08/2017 De Bishkek a Barcelona

Nos levantamos a las 9, muy a nuestro pesar, sabiendo que hoy es el último día. Ya lo tenemos todo planificado: desayunamos, hacemos las mochilas, ducha, últimas compras con la calderilla que nos queda y salida para ir al aeropuerto. Hemos de tomar la mashrutska 214 hasta Osh Bazar y allí cambiar a la mashrutska 380 al aeropuerto. Todo sale redondo y a la primera y llegamos al aeropuerto 5 horas antes del vuelo, con tiempo para comer (sopa de noodles fría de Karakol que nos hemos traído desde el centro). Pese a que hemos intentado gastar todos los coms que teníamos, todavía nos queda algo de calderilla, así que aprovechamos para comprar 4 chucherías y nuestra última Coca-cola en el país, que nos tomamos a la puerto del aeropuerto. Después ya viene todo seguido: checking, embarque, subir al avión, llegar a Estambul, tomarnos nuestros cafés y buscar un lugar donde pasar la noche. Para nosotros son casi las 00h cuando aquí todavía no son las 21h, estamos muertos de sueños y hay gente por todos sitios, al final nos hacemos un lugar donde poder dormir. Pero a media noche viene la patrulla de limpieza y nos echa fuera recomendándonos otro lugar donde estaremos mejor, y la verdad es que sí, dormimos bastante bien hasta que otra viajera se despierta a las 06h y empieza a cantar mientras toca la guitarra.
No nos queda otra que levantarnos, asearnos, desayunar y morirnos de aburrimiento hasta que finalmente embarcamos. El vuelo se nos hace eterno y finalmente llegamos a Barcelona, pero la historia no termina aquí, nos han perdido las maletas, hemos de hacer la reclamación pertinente a la persona que sólo sabe hacer reclamaciones y nada más, no nos sabe dar más información.
La BM se pasa buena parte de la tarde haciendo gestiones telefónicas para saber donde están nuestras mochilas y cuando nos las devolverán.­...


Apéndice: Las mochilas nos llegan al día siguiente, y con todo controlado, damos por finalizado este viaje, que tan buenos momentos nos ha regalado..... y  que sin duda va ser nuestra primera incursión en los países STAN y que sin duda no será la última!!

A punto de subir a nuestro primer avión
Aeropuerto de Estambul, pasando el rato.



Así descanso muy bien, en mi última noche de nuestro viaje




04/08/2017 Bishkek

las 09h me reencuentro con la BM, hemos dormido como niños, será el cansancio, el cojín, el colchón o todo junto pero que bien he dormido y he descansado. La BM piensa igual que yo. Desayunamos, nos damos una ducha efecto lluvia y cuando estamos a punto de salir la BM conoce un catalán y nos ponemos hablar con él hasta casi las 13h. Resulta que el catalán es informático y como trabaja desde casa decidió cambiar de aires cada vez que le parezca y mientras conocer un poco de mundo.
A las 13h le dejamos, no porque no estemos a gusto sino porque queremos ir al cine y la película empieza a las 13:20h. Llegamos a tiempo al cine y para nuestra sorpresa las salas solo tienen 6 filas de asientos siendo la primera fila un par de sofás. Me gusta venir al cine para ver películas nacionales y conocer un poco más las costumbres del país, pero esta a pesar de ser una película local buena parte de ella esta rodada en Los Angeles, con lo que pierde todo nuestro interés.
Tras casi 100 minutos de película, por fin se termina y volvemos a estar en la calle, pero nuestros estómagos aprietan y decidimos comernos una hamburguesa de kebab cada uno. Yo justo termino mi hamburguesa y ya noto que me ha sentado mal, por suerte no es como la última vez.
Como tenemos tiempo y algo de dinero nacional la BM hace alguna compra de ultima hora y con la mochila un poco más llena vamos a nuestro rincón favorito a ver como se pone el sol mientras nos tomamos nuestro refresco. Cuando las luces caen más de la cuenta volvemos a nuestra casa, no sin antes comprarnos la sopa fría de noodles y el desayuno para mañana.
Igual que ayer una vez en el hostel entramos en modo rutina y nos vamos a nuestras capsulas pronto para poderlas disfrutar. Cuando el sueño llama a la puerta apago las luces y a dormir.

La sala de estar del Capsule Hotel, donde desayunamos y pasamos unos buenos ratos

La Capsula de la BM

Palco VIP del cine

Esperando a que empiece la película

Estación de trenes de Bishkek



03/08/2017 Bishkek

Dormir y descansar bien poco. Mis compañeros de habitación poco civismo tenían y esto que son noruegos. Para empezar alguno llega borracho, con lo que esto implica, pero una vez en la cama y después de unos cuantos gases sonoros no molestan más, pero uno se pone hacer las mochilas a las 02h de la noche, al final tengo que pedirle que las haga fuera de la habitación, que hay huéspedes que intentan dormir, parece hacerme caso y vuelve no sé cuando para ponerse en la cama a leer ,comer y hacer ruidos con la bolsa de plástico de las patatas y a pesar de sus disculpas ,le recuerdo que la gente intenta dormir y que lo tenga presente el resto de la noche. Cuando a no sé que hora consigo dormirme la señora ( y por ser educado) de la limpieza entra a las 07h, corre las cortinas y se pone a limpiar la habitación como si estuviera vacía. Desisto y decido levantarme, darme una buena ducha para quitarme el sueño y empezar el día con buen humor. La “señora” de la limpieza entra en la habitación de la BM a las 07h y como los dos tenemos la misma sensación, decidimos reservar una noche en otro hostel. Gracias a las tecnologías, la BM envía un whatsapps al hotel que tenemos reservado para mañana y confirma que tienen habitaciones también para hoy y reservamos (tenemos la suerte que nos mantienen el mismo precio con el que hicimos la primera reserva, ya que al ser agosto, ahora han subido los precios un 50%).
Como en el hotel tenemos desayuno incluido, vamos a disfrutarlo, pero el disfrute dura poco, el desayuno no es malo, pero tampoco bueno, digamos que insípido. Como no podemos instalarnos en el otro hostel hasta la 13h decidimos quedarnos hasta las 12h actualizando el blog y surfeando por la red.
A las 13h entramos por la puerta del Capsule hostel, lo interesante de este hostel es que las habitaciones son capsulas como las japonesas y por un dólar más tenemos todas las comodidades: jaboncitos y champús, zapatillas para no ir descalzos, capsula privada con TV internacional, AACC....Tras instalarnos, hacernos fotos dentro de las capsulas salimos a comer, pero sin mucha ilusión, no sabemos que comer y no nos viene de gusto comer más kebabs. Para nuestra fortuna en el supermercado de al lado del hotel venden noodles chinos de sobres, los cuales hacemos nuestros y nos los comemos en la zona común del hostel, no son nutritivos pero están buenísimos.
Una vez bien comidos y después de tomarnos nuestro café 3 en 1, hacemos el intento de salir a pasear, pero la calor aprieta y el aire acondicionado nos aconseja que nos quedemos hasta las 17h. Aprovechamos para seguir actualizando el blog . A la hora acordada salimos a la calle, y vamos a la calle de los cambistas, donde el cambio no esta a nuestro favor ni mucho menos. Al final hemos de aceptar que el euro esta a la alza y buscar el cambista que mejor cambio nos hace, ya que no sabemos como, nos ha sobrado más de la mitad del presupuesto que llevábamos. Ya con euros en nuestros bolsillos y con algunos Com's tambien, paseamos por el centro nos tomamos nuestro refresco, y casi de noche volvemos a nuestra nueva casa. Paramos en el supermercado para comprarnos el desayuno de mañana y vemos que venden la sopa fria de noodles de Karakol y sin pensarlo dos veces nos agenciamos una ración cada uno.
Una vez en el hostel,duchados, puestos cómodos, cenados la BM y yo nos vamos a nuestras capsulas respectivas, a disfrutar de nuestra privacidad y de todas las comodidades que ésta nos ofrece, hasta que se nos cierran los ojos del cansancio acumulado.

Desayuno, un poco escaso.....


Avenida de la estación, justo al lado de nuestro nuevo hotel.

Ya queda menos para los juegos nomadas!



02/08/2017 De Arnslanbob a Bishkek

las 06h estamos en pie, desayunamos, liquidamos la cuenta pendiente y nos volvemos a cargar las mochilas. Llegamos con tiempo de sobra para coger el primer bus que nos a de llevar a Bazar Korgon. Salimos casi vacíos, durante el trayecto se va llenando y vaciando y después de casi una hora llegamos a la estación de buses de Bazar Korgon medio llenos o medio vacíos según se mire. Un taxista nos encuentra rápidamente y nos ofrece llevarnos a Bishkek por un precio astronómico, pero nos ponemos a regatear y lo conseguimos por el precio local, al pobre no le he dado margen, pero me niego a pagar más.
El conductor nos dice que saldremos a las 11h, ahora son las 09h, así que tenemos dos horas por delante. Como nuestros estómagos aun están resentidos terminamos comprando fruta y una especie de pan con aroma y sabor a pizza para el trayecto.
Poco a poco va apareciendo la gente y como no queremos llegar a Bishkek muy tarde nos ponemos una hora tope para salir: decidimos que si a las 11 no se llena, cambiaremos de plan y nos iremos a Jalal Abad a pasar la noche y mañana iremos a la estación de buses a las 6 de la mañana. Este plan B no nos apetece mucho, porque sabemos que Jalal Abad es una gran ciudad y la estación queda a las afueras, pero esta vez queremos hacer el viaje de día para poder gozar de las vistas espectaculares de las que todo el mundo habla.
A las 11 vamos al taxi y milagrosamente llega el último pasajero. Pero cuando creemos que vamos a salir, todos los pasajeros van al mercado a aprovisionarse de comida para el trayecto. No sabemos si irnos o quedarnos, pero finalmente, a las 11.30, empezamos el trayecto de vuelta.
El viaje no nos decepciona, pese a las altas expectativas que teníamos: parece que vamos atravesando diferentes microclimas: de los bosques de la zona de Arnslanbob, al desierto de tierra rojiza, a los cañones y puertos de montaña, a los prados verdes llenos de yurtas con las montañas nevadas de fondo....
A medio trayecto la BM le pide al conductor, que no habla ni gota de inglés pero que se esfuerza mucho en comunicarse con nosotros con el Google translator si le deja el teléfono para asegurarnos que a la llegada a Bishkek tendremos habitación y el hombre, muy amablemente, le deja hacer la llamada negándose a cobrar nada por ella (y eso que en el CBT nos querían cobrar 2000 com por el taxi diciendo que si íbamos por nuestra cuenta pagaríamos menos pero tendríamos problemas con el conductor....). La BM llama al Appel Hostel, donde pasamos todo el día cuando cogimos el taxi de ida a Arnslanbob y por suerte para nosotros, tienen camas, por lo que reservamos dos. Más tranquilos, seguimos gozando del paisaje, viendo como poco a poco el día va oscureciendo..... Parece que estemos en un cine 3D, en un reportaje de la 2, todo es tan bonito....
Ya oscuro, llegamos a Bishkek y llega el momento de desembarcar a los pasajeros. Parece que vamos a ser los últimos y nos armamos de paciencia, después de todo un día de carretera estamos sudados y sucios. Los pasajeros parecen no saber donde viven, el conductor no sabe llegar a los sitios, a la BM le salen llamas por los ojos.... hasta que por fin nos toca a nosotros y el buen hombre nos deja en la estación de autobuses, donde nos espera nuestro hostel. Llegamos, pagamos, nos duchamos y enviamos unos whatsapp a las familias, para hacerles saber que estamos sanos y salvos.
La BM y yo tenemos habitaciones separadas: ella está en el dormitorio de las chicas y yo en el de los chicos.

Con los pijamas puestos nos despedimos y cada uno se va a su habitación a descansar.... 

Mientras esperamos que se llene el taxi, damos una vuelta por el mercado, donde encontramos unos billares donde la gente mata el tiempo.

Aquí estoy, haciendo tiempo con mi taxista, esperando que lleguen más pasajeros para irnos (el taxista es el de rojo)

Taxi a Bishkek

Paisajes desde la ventana del taxi






01/08/2017 Arnslanbob

Hoy será nuestro último día en la población. Decidimos hacer un trecking sin destino y cogemos un camino que va bordeando el pueblo. Poco a poco, nos vamos adentrando en los paisajes de la montaña y cuando la BM descubre un camino cuesta arriba, decidimos explorarlo. El camino se va complicando cada vez más y tiene más pendiente pero nosotros no desistimos de seguir subiendo. Cuando nos damos cuenta estamos en medio del bosque de nogal, con familias transportando leña, a veces con la ayuda de una mula.
Cuando ya no podemos más y a punto de dar la vuelta desaparecen los nogales para abrir paso a las lomas de las montañas, y si en algún momento se nos había pasado por la cabeza que estamos solos, nunca más lejos de la realidad, en esta zona de la montaña las familias cultivan las tierras. Se sorprenden de vernos y les causamos mucha gracia. Por la posición del sol y la hora de nuestro móvil ya nos toca regresar, y como no, terminamos perdidos. Extrañamente la BM encuentra el camino de vuelta, y si los paisajes de subida han sido extraordinarios los de bajada son sublimes, hasta que llega el momento de la super-bajada, la cual parece no terminar nunca. Cuando por fin llegamos a la zona llana, la BM pone el turbo dirección restaurante, ni la calor ni el cansancio parecen hacer mella en ella.
Y sorpresa sorpresa, nuestro restaurante hoy sólo sirve sopas (consiste, en un caldo potente y dos trozos de carne enormes), obligándonos a buscar otro lugar. Como estamos en el centro no nos cuesta nada encontrar otro restaurante, pero para nuestra desgracia, nos sirven un plato enorme, horroroso y aceitoso, los efectos del plato nos dura todo el día.
Con las barrigas llenas pero en absoluto satisfechas,caminamos hasta la feria, pero hoy no nos parece tan interesante como la primera vez: hay mucha menos gente y no está muy animada (quizás por estar entre medio de semana).
Regresamos a nuestra guarida y por el camino nos aprovisionamos de yogurt, un poco para la cena y otro para el desayuno a ver si así mejoramos el estado de nuestros estómagos.

Mañana es día de traslado por lo que antes de comprar los pasajes al mundo de los sueños dejamos las mochilas preparadas.

Añadir leyenda



Descanso entre nogales

Donde parece que no hay nadie.....



Bonitas vistas, con las montañas al fondo

jueves, 3 de agosto de 2017

31/07/2017 Arnslanbob

 Me levanto hecho un trapo, voy al WC y vacío todo mi organismo. Me duelen las rodillas y la barriga, y a pesar que la BM a puesto el despertador a las 07:30h ni por asomo puedo levantarme. Hasta casi las 11h no salimos de nuestro nido y yo voy muy justo de fuerzas.
Hoy queremos volver al bosque, ayer todo lo que vimos nos encanto y aprovechando que tenemos días hoy queremos repetir.
Vamos a coger el camino que sale de nuestra casa que por casualidades de la vida es el camino bueno que nos lleva al bosque en línea recta ( las vueltas que dimos ayer, cuando teníamos el camino delante de la puerta de casa). Hoy quien sufre con la subida, los calores y con todo la verdad sea dicha, soy yo. Parezco un alma en pena, tengo a la BM aburridísima y de tanto en tanto le tengo que recordar que los otros días era yo quien tiraba de ella. Los paisajes es precioso, lleno de nogales y sombra para pasear y deleitarse. Lástima que mi cuerpo no acompaña y pese a que paramos en varias ocasiones a gozar del lugar, yo sólo tengo ganas de tumbarme y dormir un rato. Aguanto un poco el paseo porque el lugar se lo merece, pero ya hacia el mediodia ponemos rumbo a casa ya que necesito tumbarme a descansar. Cuando pasamos por el “pueblo”, compramos una coca-cola, nos la tomamos sentados a la sombra y yo me voy hacia casa mientras que la BM se queda paseando y mirando a ver si encuentra a la pareja con la que hemos coincidido des del principio de nuestro viaje, ya que los he visto pasar.
Cuando la BM viene al cabo de un rato, me comenta que los ha encontrado y que le han comentado que nos han visto por la TV nacional. Resulta que el día que cogimos el tren nos estuvieron grabando y nos hemos hecho famosos !
Como ya son más de las 17 y he descansado un rato, salgo con la BM a comer-merendar y vamos a nuestro local favorito, donde nos ponen unas raciones tan grandes que casi salimos rodando del lugar. La comida, acompañada de una ensalada, pan, te y nuevamente unas porciones de sandía (generosidad de la casa) nos cuesta 200 com (2,5 euros entre los dos). Para bajar un poco la comida, volvemos a casa experimentando un nuevo camino y una vez en ella, ducha de agua calentita y colada en el río. Una familia que ha venido a pasar el día a nuestro alojamiento nos intenta regalar un plato enorme de comida (ahora ya sabemos que el lugar en el que estamos, a parte de tener habitaciones es un “merendero” donde la gente de Jalal Abad (una población a poco más de 70 km) suele venir a pasar el día. Muy a nuestro pesar, hemos de ser desagradecidos y hacerles entender sin ofenderlos, que ya no nos cabe ni una cuchara más de comida en nuestras bocas.... Estamos realmente sorprendidos de la generosidad de la gente de esta zona, que se desvive por poder ofrecerte cualquier cosa, hasta nos de apuro no tener nada que regalar (ya hemos repartido la ropa, los caramelos, los juguetes....). Todo el mundo nos sonríe, intenta comunicarse con nosotros y nos ofrecen comida, te, pan y pastas a todas horas.

Ahora entendemos porque la gente está tan encantada con la zona y aunque los paisajes son muy distintos a lo que hemos visto hasta ahora, estamos cogiendole mucho cariño a esta población: por lo bien que nos tratan, por el alojamiento y por la comida y también por las vistas que nos regalan cada día las montañas de los alrededores. 

 
Bonito paseo entre nogales
Y vistas espectaculares