domingo, 10 de septiembre de 2017

30/08/2017 Regreso a casa.

Nos levantamos a las 06h, volvemos a jugar al tetris con el maletero, las maletas, las bolsas, depues desayunamos y empezamos el regreso hacia casa. Paramos cada dos horas, para estirar las piernas y colocar cada musculo en su sitio, pero aún así a media tarde ya no hay manera de colocar nada en su sitio, finalmente llegamos a casa sobre las 21h, vaciamos el coche, nos quitamos las impurezas del día y nos lanzamos de cabeza al mundo de los sueños....

***** FIN DE NUESTROS SERVICIOS ******** ;-)

29/08/2017 Trieste (Italia).

Por recomendación de la propietaria, hacemos cambio de planes y en vez de ir a la costa eslovena, decidimos ir a la costa italiana, que está a la misma distancia. Antes nos preparamos un desayuno completísimo, generosidad de la casa. Subimos al coche y nos dirigimos al castillo de Miramare, en Trieste. El castillo es muy pintoresco, en primera linea del mar y con unos jardines preciosos, por los que paseamos y disfrutamos hasta que decidimos que es hora de llenar los estómagos. La BM ha buscado un restaurante muy recomendado en internet. Aparcamos el coche en el centro y empezamos a andar, pero nos damos cuenta que quizás hemos aparcado demasiado lejos: hace mucha calor, no hay ni una sombra y el km y medio hasta él se hace tan largo que la BM tiene que adelantarse para intentar conseguir una mesa antes de que sea demasiado tarde. Por desgracia, es demasiado tarde y pese a la caminata, nos quedamos sin mesa porque el lugar está completo. Con las cabezas gachas, emprendemos el regreso al centro, pero la BM entra en un bar a preguntar si sirven comidas y nos dicen que les queda dos platos de pasta y dos lasañas. Por la hora que es, no podemos ser quisquillosos y aceptamos el menú, que complementamos con una ensalada. La verdad es que los platos dan risa: parecen más una tapa que un plato.... Decidimos tomarnos un café para poner algo más a nuestros estómagos y salimos a buscar el postre fuera, no queremos arriesgarnos aquí. Llegamos al centro de Trieste, que es espectacular y buscamos un helado, que, erróneamente, decidimos comer mientras paseamos sin darnos cuenta que estamos a 40 grados y que en la calle no hay ni una sombra donde refugiarse, por lo que acabamos bajo un portal para evitar que el helado se derrita a una velocidad más grande de la que nos lo podemos comer. Cuando acabamos con ellos, decidimos ir a la Catedral, hazaña que queda en un intento porque hay unas cuestas enormes y no hay quien resista tanto sol. Así que decidimos recoger velas y volver para casa, y aprovechar la tarde para preparar las maletas y así salir más pronto por la mañana. Llegamos a casa agotados y sudados y mientras la propietaria se dedica a charlar por los codos con la BM, los suegros y yo, después de refrescarnos preparar las cosas, nos echamos unas partidas al Rumikub hasta la hora de acostarnos.

Jardines del castillo de Miramar, Trieste

Castillo de Miramare



Estatua griego-romana-contemporánea




Ayuntamiento de Trieste

28/08/2017 de Plitvize a Branik

Nos levantamos a la hora de siempre, a pesar que hoy es día de traslado no tenemos prisa por llegar. Cargamos el coche igual como si fuese un tetris, nos despedimos de la amable familia y sobre las 09h nos ponemos en ruta.
El viaje transcurre sin ninguna novedad, la úncia sorpresa es que tardamos menos de lo esperado, la BM encontró una autovía que nos a ahorrado un par de horas de viaje. Nos emociona la vuelta a Eslovenia, ya que en Crocia no teníamos moneda y no queríamos cambiar, con lo que no nos hemos podido tomar ni un café fuera de casa. Como justo entramos a Eslovenia al mediodia, buscamos una buena área de servicio, con un supermercado incluido, donde comprar un aperitivo, bebidas y postre, porque la comida la llevamos ya hecha. Antes de las 16 horas llegamos a nuestro último “hogar”, una casa familiar en un pueblo vinícola más pequeño de lo que esperábamos... La amable propietaria, madre de 3 hijos, nos acoge con mucho cariño y nos ofrece bebidas y cafés. Nos enseña las habitaciones, que son increíbles, grandes y luminosas. La suegra está emocionada con la suya, que tiene hasta una sala de estar con sofá para ella sola. La propietaria nos informa que hoy su hijo pequeño cumple 22 años y estamos invitados a la cena de cumpleaños esta noche. Qué majos! La BM y yo nos acercamos al Merkator del pueblo y compramos cuatro cosas (para la cena estamos invitados y el alojamiento incluye desayuno). Volvemos a casa y descansamos hasta la cena, para la cual nos avisan. Ha venido el resto de los hijos, la tía, las sobrinas, el tío, el marido..... Somos tantos que no cabemos en la mesa, no hay sillas para todos, pero como nosotros somos invitados no tenemos que preocuparnos, porque para nosotros hay de todo. Cenamos brochetas de pollo, salchichas, patatas fritas y tarta de cumpleaños y después de la cena, tomamos unas cervecitas frescas, hasta que todo el mundo se va yendo y nosotros aprovechamos para retirarnos a nuestros aposentos y descansar del día de hoy tras una deliciosa ducha en un baño fantástico!


27/08/2017 Plitvize (Croacia)

A las 06h todos nos levantamos, nos cuesta, llevamos ya muchos días de batalla, incluso a los perros les cuesta abrir los ojos. Nos arreglamos, desayunamos y empezamos la aventura de hoy. La cosa empieza “bien”, en la entrada del parque no aceptan tarjetas y hemos de pagar en euros y por supuesto el cambio es totalmente desfavorable y el precio es abusivo (26 euros por persona, sin mapa ni información previa) , pero una vez pasado el trángulo de la taquilla empezamos la visita. Como todavía es temprano y aún no funcionan todos los servicios del parque, decidimos empezar la visita por los lagos de arriba, sólo hemos de coger un bote que nos cruza el rio. La BM esta que trina porque en ningún momento nos han pedido el ticket de entrada.
Para nuestra sorpresa a pesar de ser cuesta arriba se hace muy bien. Los lagos y cascadas nos parecen chulísimas y las aguas son transparentes, esta lleno de rinconcitos, hacemos casi todo el recorrido por la sombra, los arboles nos dan buen cobijo.
Sobre las 11:30h terminamos el primer circuito, ahora cogeremos un bus que nos lleve a los lagos bajos para hacer la parte que nos falta. La BM pregunta al personal del parque donde se coge el bus, pero estos son desagradables y lo único que saben decirnos es que sigamos las indicaciones. Al no ser los únicos que visitamos el parque ver la cola para coger el bus nos ayuda bastante.
Ya estamos en el inicio del circuito de los lagos bajos y pinta muy diferente, para empezar hace mucha calor, y está lleno de turistas, desde donde estamos se ven las pasarelas llenas y a más a más casi no hay sombra.
Esta parte del parque no nos parece tan interesante, pero no se si es por la calor o porque esta lleno de gente o por todo junto, incluso los perros lo están pasando mal, tanta agua clara y cristalina y sin podernos refrescar. Cuando por fin terminamos el circuito hacemos cola para coger el barco y aquí por primera vez nos piden las entradas, el personal por supuesto continua siendo desagradable. Cuando ya estamos en el lugar correcto caminamos hasta el parking, este tramo último a mis suegros se les hace durisimo, pero una vez en el coche con el aire acondicionado y sentados parecen que vuelven a revivir.

A las 17h estamos todos en nuestra nueva casa, los perros se van a descansar y después de pasar por la deseada agua y purificar nuestros cuerpos hacemos unas partiditas a cartas, la BM prepara la cena y la comida del día siguiente y prontito nos vamos a dormir.















Merecido descanso en la terraza de nuestra buhardilla

26/08/2017 de Velenje a Plitvize (Croacia)

A las 07h todo el mundo arriba, recogemos todo mientras la BM va a comprar el desayuno, cargamos el coche, desayunamos, nos aseguramos de no dejarnos nada y empezamos la ruta que sobre papel parecía más larga y en coche se nos hace corta y esto que no paso de 70km/h. Por el camino paramos a tomarnos un café con leche antes de cruzar a Croacia y sobre las 14h ya en Croacia ,debajo de un buen árbol con una buena sombra y una mesa de picnic bien grande, zamparnos toda la comida que nos corresponde a cada uno. El cambio de paisaje entre Eslovenia y Croacia es notable. Croacia se ve mucho más seca y pobre, hemos dejado atrás el verdor y las casas floridas para adentrarnos en zonas de aspecto muy rural. Con las barrigas en su máxima expresión y tras ponernos como podemos los cinturones, entramos otra vez en la corriente de la carretera hasta llegar al parque lagos de Plitvize, donde la BM intenta conseguir información pero la amabilidad del personal del parque se la niega, como siempre hemos de recurrir al Sr. Google, este nunca nos falla.
La buhardilla que nos encontró la BM al medio del campo está muy bien, estamos al medio de la naturaleza, incluso el dueño nos ha recomendado que no dejemos los perros sueltos porque hay osos y de tanto en tanto merodean cerca de la casa. Tras instalarnos y sin ganas de hacer nada, nos tomamos un café mientras jugamos un par de partidas al Rummicuk, después cada uno se encierra en sus cosas y yo aprovecho para ir escribiendo el blog. Una vez actualizado toca llenar el estomago, la BM nos a preparado una cena deliciosa. Tras esta el suegro y la BM se van a dormir, mientras la suegra y yo disfrutamos de los puntitos blancos que hay en el cielo. Cuando el sueño viene a verme me retiro a mi cama para descansar.

Hoy nos vamos de nuestra casa de 230m2....

Último café, antes de entrar en Croacia, donde no podremos hacer "extras" porque no vamos a cambiar moneda.

25/08/2017 Velenje

A la hora señalada nos despertamos, sacamos a los perros a pasear, vamos a comprar el desayuno, lo preparamos todo y despertamos a los suegros que aún deben estar en el primer sueño. Tras el desayuno nos preparamos para ir al lago y pasar toda la mañana, tomando el sol y haciendo el ganso, hoy teníamos claro que era día de descanso.
Sobre las 14h volvemos a la casa que la tenemos a 5 minutos en coche, comemos y mis suegros deciden quedarse hacer la siesta (aún arrastran cansancio), la BM y yo volvemos al lago donde antes de bañarnos nos tomamos un café en la cafeteria, nos relajamos un poco y finalmente nos volvemos a meter dentro de las aguas. A las 17h vuelvo a buscar a mis suegros, nos instalamos en otra parte más tranquila donde no molesten los perros dejamos a los suegros y la BM y yo nos vamos hacer el ganso al castillo inflable que hay al medio del lago. Cuando ya no podemos más volvemos a tierra firme, donde estamos un rato tomando el sol hasta que decidimos volver a casa. Antes hemos de parar en el Lidl donde hemos de aprovisionarnos para los próximos 2 días y medio. Una vez en la casa, cómodos y guapos, la BM y la suegra se ponen hacer la cena y la comida de mañana, mientras el suegro y yo ponemos en su sitio cuatro cosas. Tras la cena y las partidas al Rummicuk nos vamos a dormir que mañana es día de traslado.


Cena especial, dentro de casa.



24/08/2017 Velika Planina

07h todo el mundo arriba, sacamos a los perros, la BM va a comprar el desayuno, desayunamos en abundancia, nos subimos al coche y ponemos rumbo a Velika Planina una estación de esquí cerca de la capital, pero que decidimos dejarlo hasta ahora para poder ir por carreteras secundarias y ver un poco de paisaje. Hasta destino, todo cumple con todas las expectativas. Una vez en el parking de la estación la BM va a comprar los tiquets para el funicular y después los tiquets para las telesillas para los suegros. Desde donde nos deja el funicular hasta arriba hay unos 45minutos cuesta arriba, nosotros no podemos cogerlo porque llevamos a los perros y no sabemos como pueden reaccionar.
La subida en el teleférico va según lo previsto y las vistas la mar de interesantes, después una vez arriba los suegros se suben a las telesillas y nos dejan con los perros, son las 11:30h hace mucha calor y el cielo esta azul y sin casi nubes blancas. El ascenso se hace bien, lo peor se lo llevan los perros, pero llegan arriba sin dificultad, aunque algo alterados: por el camino nos hemos encontrado unas cuantas vacas lecheras de anuncio y como se han puesto los dos ( yo creo que veían chuletones y no vacas). Cuando todos nos volvemos a reencontrar, nos sentamos a comer y beber, al menos yo estoy hambriento y los demás creo que comen por miedo a quedarse sin comida. Ahora sí, con las panzas llenas empezamos hacer un trekking por la zona alta de las montañas y visitar un poblado tradicional de pastores. El calor y el sol no nos dejan en ningún momento y mis suegros lo sufren en todo su esplendor. Suerte que las vistas son fantásticas: una gran llanura con casas tradicionales diferentes a todo lo que hemos visto hasta el momento. Después de tres horas llegamos a las telesillas, donde quedamos con mis suegros que se bajarán en la estación del medio, donde tomaremos algo, y cual es nuestra sorpresa al saber que nos han hecho la pua y no se han querido bajar, el hombre nos dice que gesticulaban que no bajaban y que no aminorasen la marcha de las telesillas, y todo esto con gestos, debía ser todo un espectáculo. Adiós a mi dosis de azúcar y bienvenido al descenso. Tras tres cuartos de hora de bajada, nos volvemos a juntar, tienen ganas de volver a casa, están cansados y con ganas de regresar, pero la BM les convence para hacer una parada en Kamnic donde nos tomamos un helado y nada más, insisten en volver a casa.
El camino de vuelta se les hace largo porque no cogemos la autopista sino que vamos por carreteras secundarias para ver las vistas. Una vez en casa todo el mundo se pone cómodo por turnos y nos sentamos en la terraza a tomarnos algo fresquito y descansar del día. Una vez recuperados nos ponemos en modo rutina hasta la hora de dormir.


Vistas des de el teleférico

Los suegros siguen el trayecto en telesilla

Mientras, nosotros tenemos que seguir a pie....

El esfuerzo merece la pena, por las vistas que vamos conquistando

Y una vez arriba, nos reencontramos

Las casas son totalmente distintas a lo que hemos visto hasta ahora





La caminata empieza a causar mella...

Así que llega la hora de ir bajando....

Nosotros a pie, claro!